La Exposición Temporal ‘Tesoros Eléctricos’ nos muestra cómo en el siglo XIX se puso de moda la copia de objetos de la Antigüedad romana gracias a la técnica de la galvanoplastia

En el siglo XIX, al abrigo de la industrialización y descubrimiento de la electricidad, comenzaron a surgir experimentos fabriles como la galvanoplastía que permitía la reproducción de piezas en metal. Esta nueva técnica permitiría que las casas de los aristócratas y burgueses del XIX se llenasen de objetos decorativos que reproducían piezas procedentes de la Antigüedad romana como pátenas, lucernas, copas, candiles, saleros, jarros o cajas de ungüentos.

Ahora el Museo Arqueológico Nacional, en colaboración con el Museo Nacional de Escultura de Valladolid, nos muestra en la Exposición Temporal ‘Tesoros Eléctricos’, una serie de réplicas de piezas antiguas realizadas a través de la técnica de la galvanoplastia.

De la crátera de Hildesheim tan solo se conservan las copias hechas con la técnica de la galvanoplastia ya que se perdió el original durante la II Guerra Mundial. Foto propia

Se exponen un total de 85 piezas, 63 de ellas son facsímiles, organizadas en cinco ámbitos en los que tras un apartado dedicado a la presentación de la técnica electro química de la galvanoplastia y sus orígenes, se muestran los conjuntos arqueológicos indicados contextualizados con obras -pictóricas, grabados, libros impresos- que evocan el momento de su producción original, así como el descubrimiento del fenómeno del galvanismo y de la galvanoplastia.

Pátera de Cibeles. Foto propia
Juan Jiménez Martín. Tocador de una dama romana Hacia 1895. Óleo sobre lienzo, 85 x 146 cm. Museo Nacional del Prado

Las piezas expuestas reproducen los ajuares hallados en las excavaciones arqueológicas de Pompeya y Herculano (siglo I), y los tesoros de Hildeshein en Alemania, y de Bernay en Francia. Todos ellos son testigos de la vida cotidiana de los romanos y nos hablan de cómo se perfumaban, a quién rendían culto o cómo eran sus vajillas.

Ampolla del tocador de una dama pompeyana. Foto propia
Copa. Foto propia

Todas las réplicas expuestas proceden del Museo Nacional de Escultura, institución que desde 2011 custodia los fondos del Museo Nacional de Reproducciones Artísticas, y que fueron realizadas entre 1880 y 1915 para la colección nacional de reproducciones artísticas impulsada por Cánovas del Castillo y cuya sede se encontraba en el Casón del Buen Retiro.

Con esta exposición se rescata del olvido la colección de reproducciones, se divulga la técnica de la galvanoplastia, tan de moda en el siglo XIX y se nos muestra la opulencia y suntuosidad de los ajuares romanos.

Pátera de Hércules. Foto propia

Exposición ‘Tesoros Eléctricos’

Hasta el 9 de septiembre

Martes a sábado: 9:30 – 20:00

Domingos y festivos: 9:30 – 15:00

Entrada gratuita

Sin más, se despide atentamente

Sin más, se despide atentamente

Deja un comentario