Las piezas más sorprendentes de la exposición ‘Miró y el Objeto’

Las piezas más sorprendentes de la exposición ‘Miró y el Objeto’

Caixa Forum Madrid nos presenta en su sede del Paseo del Prado una interesante exposición que repasa la producción del artista catalán Joan Miró desde el punto de vista de la influencia que los objetos  causaron en su producción artística. 

Miró y el Objeto

La muestra, comisariada por William Jeffett,  reúne un total de 109 obras en la que vemos como objetos de la vida cotidiana hallados por casualidad, acaban formando parte de las pinturas, esculturas o cerámicas creadas por el artista catalán. Asimismo, a modo de ‘Gabinete de curiosades’, se exhibe parte de la colección de objetos del artista entre los que destacan figurillas de arte popular, cerámicas Mochicas e instrumentos musicales, entre otras cosas. 

«Me siento atraído por una fuerza magnética hacia un objeto, sin premeditación alguna, luego me siento atraído por otro objeto que al verse ligado al primero produce un choque poético, pasando antes por ese flechazo plástico, físico , que hace que la poesía te conmueva realmente y sin el cual no sería eficaz»

Con una museografía muy cuidada y un discurso museográfico exquisito, Miró y el Objeto nos hace redescubrir al artista catalán y sumergirnos en su universo creativo de pinturas, cerámicas, collages y cuadros-objeto. 

Veamos algunas de las piezas más sorprendentes que conforman la muestra: 

-Gabinete de curiosidades

Durante toda su vida Miró fue un coleccionista de objetos de toda índole llegando a conformar un auténtico gabinete de curiosidades con cerámicas populares, juguetes, calabazas, cerámicas Mochicas, o instrumentos musicales. Estos objetos sirvieron de inspiración al artista y además se reconvirtieron en obras del artista. 

En Caixa Forum Madrid, se expone al inicio de la exposición parte del gabinete de curiosidades de Miró, un gabinete cuyos objetos en ocasiones viajaban con el artista en su maleta. 

gabinete curiosidades

– Altamira, la cueva que le fascinó

Llegó un momento en el arte en el que los artistas de la modernidad encontraron en las manifestaciones artísticas más primitivas inspiración para su trabajo. Artistas como Tapiés, Miró o Miquel Barceló, visitaron la cueva quedando atrapados por el arte que en ella vieron, pasando a denominarse como ‘La Escuela de Altamira’.

«Cuando visité por primera vez Altamira pensé, ha sido como volver al origen, que es el sitio más fértil. Creer que el arte ha avanzado mucho desde Altamira a Cézanne es una pretensión occidental, vanal» Miquel Barceló 

Miró visitando Altamira
Joan Miró y Josep Llorens Artigas visitando Altamira en 1957

Joan Miró, visita a la cueva de Altamira en el año 1957 acompañado del ceramista Josep Llorens Artigas quedando ambos fascinados por la manera en la que los artistas del paleolítico se habían servido de las cavidades de la piedra y sus protuberancias para representar a los bisontes. Tras esta visita realizaría dos series de grabados, Els Rupestres y Grans Rupestres, ambas de 1977 en las que se observa claramente la influencia que el arte rupestre causó en el artista. 

A partir de esa visita, Miró comenzó a incorporar en su producción los signos geométricos y esquemáticos tan característicos de su obra como podemos ver en esta obra expuesta en ‘Miro y el Objeto’.

pintura-objeto-miro
Foto tomada del blog Arte en Madrid
-Dos naturalezas muertes del MoMA

Dentro de la muestra, destacan dos coloristas naturalezas muertas denominadas ‘La espiga de trigo’ y ‘La lámpara de carburo’, pintadas entre 1922 y 1923 y que proceden de la colección del MoMA de Nueva York y no se habían podido ver en nuestro país desde 1993.

La espiga de trigo
La Espiga de Trigo. Joan Miró
La Lampara de carburo
La Lámpara de carburo. Miró
-El Reloj de Viento

Dentro de la exposición ‘Miró y el objeto‘, se exponen múltiples esculturas en bronce que el artista creaba a partir de objetos mundanos como cajas de cartón, calabazas,  hueveras o cucharas. En este caso, Miró se sirvió de una caja de cartón y una cuchara para crear un original reloj de viento

Reloj de viento

-Collages y pinturas

En 1933 Miró inicia su serie de ‘Pinturas’ para las que previamente haría una serie de collages preparatorios. En ‘Miró y el Objeto’, puede contemplarse está relación en las dos obras que os muestro a continuación: 

preparado-pintura

Pinturas 1933

-El asesinato de la pintura y los cuadros- objeto 

En torno a los años 20, Miró decidió «asesinar la pintura» esto es, rajar, romper e incluso quemar algunos de sus lienzos para así mostrarse en desacuerdo con el arte tradicional y académico.  Esto le llevará a comenzar a trabajar la escultura. 

En Miró y el objeto pueden verse varios episodios del «asesinato de la pintura» que Miró llevaría a cabo tanto en los años 20 como en los 70, periodo en el que se desarrollaría el denominado segundo «asesinato» de la pintura. 

Antipintura
Una de las pinturas halladas por Miró y asesinadas con sus trazos

Asimismo pueden verse algunos de sus «cuadros-objeto»,  obras en las que Miró, de nuevo, rompía con los cánones establecidos para crear obras poéticas haciendo uso de objetos como plumas, hilos o corchos.  

Cuadro objeto Miró
Cuadro-objeto. 1972. Joan Miró
retrato bailarina miró
‘Retrato de bailarina’, ‘pintada’ por Miró en 1928, con una pluma, un corcho y una aguja para el pelo. Pompidou
-Los lienzos «quemados»

Al final de la exposición, se exhiben dos de los lienzos correspondientes al segundo «asesinato de la pintura», mencionado anteriormente, y que fueron expuestas en 1974 en la retrospectiva que el Grand Palais de París dedicó a Miró.

Estos dos lienzos, formaban parte de un grupo de 5 obras totalmente rupturistas creadas a finales de los años sesenta y la primera mitad de los setenta. La singularidad de las mismas, radica en que fueron primero pintadas, para posteriormente ser rasgadas y quemadas por el propio artista. 

telaquemada
Joan Miró Tela quemada 1, 1973. Acrílico sobre tela, posteriormente rasgada y quemada 130 x 195 cm Fundació Joan Miró, Barcelona © Successió Miró, 2015

Miró Gran Palais

– Esculturas

Aunque la faceta más conocida de Miró sea la de pintor, el artista como bien se ha apuntado anteriormente dedicó parte de su producción artística a las esculturas.

Recorriendo la exposición ‘Miró y el objeto’, pueden contemplarse las esculturas en bronce y hierro creadas por el artista a partir de objetos cotidianos que él mismo iba encontrándose en sus pasos. Piedras, calabazas o cajas fueron elevadas, gracias al trabajo de Miró, a la categoría de obras de arte.  

la-exposicion-parte-de-la-inclinacion-constante-del-artista-hacia-los-objetos-que-lo-lleva-a-recolectar-durante-toda-su-vida

En definitiva, ‘Miró y el Objeto’, nos brinda la oportunidad de conocer una faceta algo menos conocida del genial artista catalán y ver en su obra una ruptura con el arte más académico y tradicional.

Caixa Forumorganiza visitas comentadas y actividades entorno a esta exposición que pueden ser consultadas en su web. Además de esto, han puesto en marcha un concurso muy sencillo que puede llevaros hasta Barcelona. 

Miró y el Objeto

Caixa Forum Madrid (Paseo del Prado, 36)
Hasta el 22 de mayo 2016
Precio: 4 euros
Más información: Caixa Forum 

Miró y el Objeto esculturas

Sin más, se despide atentamente
Elsereno

 

 

 

 

 

 

 

 

Sin más, se despide atentamente
El Sereno
El Sereno
Soy un sereno castizo pero del SXXI con un blog muy molón y pintón sobre Madrid en el que encontrarás curiosidades, historia, arte, cultura ocio y restaurantes. ¡De Madrid al cielo!

Mis redes

11,297FansMe gusta
24,000SeguidoresSeguir
50,164SeguidoresSeguir

Actualizaciones

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario, ¿las aceptas?    Más información
Privacidad