¡Agón! La competitividad griega en exposición ‹ Un sereno transitando la ciudad