Reapertura del Museo de la EMT ‹ Un sereno transitando la ciudad