La Sala Canal Isabel II dedica una retrospectiva a la figura del fotógrafo Gabriel Cualladó poniendo en valor la obra de este prolífico artista de mediados del siglo XX.

En sus instantáneas, en blanco y negro, retrató la España de las décadas de los 50 a los 70, continuando su producción hasta los 90 siendo precisamente su último trabajo, una serie de fotografías tituladas ‘Puntos de Vista’ en las que fotografió a los visitantes del Museo Thyssen Bornemisza.

Una de las fotografías que Cualladó tomó en 1993-1994 para su serie ‘Puntos de Vista’ en el Museo Thyssen.

Miembro del Grupo Afal y fundador junto a Paco Gómez o Francisco Hontañón del Grupo La Palangana, antecedente de la Escuela de Madrid, recibió en 1994 el Premio Nacional de Fotografía y la Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes en 1998. Su obra ha sido expuesta en París e Italia.

Aunque su figura como fotógrafo no es muy conocida para el gran público, Gabriel Cualladó (Massanasa, 1925- Madrid , 2003), resulta ser una referencia imprescindible en la historia de la fotografía española de mediados de siglo XX.

Cervecería Alemana, Madrid. 1960. Gabriel Cualladó

-El fotógrafo que decía que todos sus negativos cabían en una caja de zapatos

Nacido en 1925 en el seno de una familia humilde de hortelanos murciana, Cualladó llegó a Madrid para trabajar como repartidor en la empresa de transportes de su tío, Transportes Cualladó. Será en 1951, con motivo del nacimiento de su primer hijo, cuando se compré su primera cámara, una CAPTA, con la que inmortalizará al pequeño.

Cualladó decía que sus negativos cabían en una caja de zapatos. Foto propia

A partir de este momento, Gabriel quedará seducido por el lenguaje de la fotografía y con ella comenzará su idilio hasta prácticamente su fallecimiento en 2003.

Los padres de Gabriel Cualladó en dos fotografías. Foto propia

Después de esa primera cámara, con la que no quedó muy satisfecho, se hizo con otra y comenzó a asistir con regularidad a clases en la Real Sociedad Fotográfica de la calle del Príncipe 16, lugar donde conocerá a su gran amigo, el también fotógrafo Paco Gómez. 

1958. Niña Peinándose. Cualladó.

Precisamente a Paco Gómez le dedicaría en 1997, un año antes de su fallecimiento, una exposición en la Real Sociedad Fotográfica a la que le acompañaría un fotolibro titulado ‘Va por Ti’. Para ese fotolibro, del que solo se editaron 300 ejemplares firmados, Cualladó escogió una serie de imágenes tomadas con su polaroid en su casa de Villaviciosa de Odón. 

Pero las enseñanzas de la Real Sociedad Fotográfica no le llenarán, eran demasiado academicistas y él preferirá ser autodidacta y llenar sus imágenes de humanidad. En la sala se exponen dos bodegones de su época en la Real que contrastan claramente con el resto de su producción.

-Un fotógrafo que recorrió el Rastro, las calles de París y templos del arte como el Museo Thyssen

Cualladó, con su Leica y su Rolleiflex, retrató en blanco y negro lo que pasaba a su alrededor, sus  familiares, sus paseos por el Rastro junto a su mujer Angelita o sus veraneos en Asturias. Algunas de sus instantáneas nos transmiten melancolía, como los retratos de sus padres, otras ternura, como la de la niña con la rosa, y otras emiten fuerza como el retrato de un ferroviario  del País Vasco. 

1988. Niña de la rosa Gabriel Cualladó. Fuente: MNCARS

Si algo tienen sus fotos es que son humanas, sencillas y envolventes. Paseando por la sala de exposiciones del Canal de Isabel II, a uno le surgen muchas preguntas al contemplar la fuerza que emana el rostro de esa mujer que esperaba sentada en un banco de la Estación de Atocha en 1957 ¿dónde irá? ¿Cuál es su historia? 

1957. Vieja en la estación de Atocha (Madrid). Gabriel Cualladó Fuente: MNCARS

Pero además sus fotografías nos permiten viajar al París de 1962 y es que tanto a Cualladó como a otros fotógrafos españoles se les encargaría desde el Ayuntamiento de París una serie de fotografías de las calles de la ciudad.

Tan solo no se les permitiría fotografiar a la Sorbona y a los mendigos. En la sala pueden verse algunas de las fotografías tomadas en la Rue de la Paix, en la Place du Terte o en Les Halles. 

Y como harían otros fotógrafos como Otto Wunderlich en el siglo XIX, Catalá Roca en los años 50 y Carlos Saura en los 60, Cualladó se dejará caer los domingos por el Rastro, dejando para la posteridad una serie de fotografías de este mercado callejero tan emblemático.

Sus fotos son un ejercicio de melancolía muy necesario para tener presente siempre cómo era la vida de las generaciones pasadas, generaciones de padres y abuelos que aún nos acompañan. 

En definitiva era necesario revindicar la figura de Cualladó a través de una exposición temporal como la que se presenta en el Canal de Isabel II comisariada por Antonio Tabernero que ha sabido escoger con inteligencia las instantáneas y unirlas bajo un relato con un título más que sugerente ‘Cualladó. Esencial’

La Sala del Canal de Isabel II, un lugar excepcional para las exposiciones. Foto propia
Retrato de su hijo Gabriel en 1957
En 1994 realizó una serie en la feria ARCO

‘Cualladó Esencial’, puede visitarse hasta el 29 de abril de martes a sábado, de 11 a 20:30 horas y los domingos de 11:00 a 14:00 horas, en la Sala Canal Isabel II (Santa Engracia, 125).

Además, en la plata de arriba de la sala se exhibe el siguiente documental: 

Sin más, se despide atentamente

Sin más, se despide atentamente

4 COMENTARIOS

  1. ¡Gracias sereno! No conocía a este fotógrafo, leí tu entrada y fui a verla. Gracias por descubrírmelo

Deja un comentario