El Teatro Lara de Madrid nos relata sus 137 años de historia a través de una visita teatralizada de la mano de la compañía teatral Los Absurdos

Su fachada es una de las más fotografiadas de la Corredera Baja de San Pablo, sus puertas rojas de madera y sus vestíbulos han sido testigo de innumerables estrenos desde que, en 1880, abriese sus puertas la llamada “Bombonera de Don Cándido” .

Traspasamos su puerta y nos adentramos en el vestíbulo del Lara, pero esta vez lo hacemos no para disfrutar de una obra de teatro o un concierto, sino para conocer la historia, leyendas y secretos que rodean a este espacio escénico del barrio Maravillas.

 

Fotografía: Manolo Pavón

-De carnicero de Antón Martín a propietario de un teatro

Cuenta la historia que Don Cándido Lara, un carnicero de Antón Martín que había hecho fortuna con el negocio de la carne alimentando a las tropas liberales durante la segunda guerra carlista, viajó a París en las últimas décadas del XIX y al volver quiso abrir un teatro inspirado en el Palais Royal de París en el barrio de Maravillas.

Gerardo Contreras. Teatro Lara en 1928. Foto: Memoria de Madrid

En aquel Madrid de las postrimerías siglo del XIX en el que reinaba Alfonso XII, aristócratas y marqueses se construían sus palacetes en la Castellana, se enterraban en el cementerio de San Isidro y acudían al Teatro Real o al Teatro de la Comedia en la calle del Príncipe.

Fotografía: Manolo Pavón

Por su parte este carnicero madrileño se construía una casa en la Corredera Baja 17 y muy cerca de esta, en un solar que se encontraba sin edificar en la calle de San Roque, mandaba construir al arquitecto Carlos Velasco el Teatro Lara.

En las calles no había luz eléctrica, mis compañeros los serenos rondaban las calles al grito de ¡dan las once y todo sereno! y ni el metro ni la Gran Vía habían sido aún proyectados.

Fotografía: Manolo Pavón

 

-Una visita teatralizada para narrar la historia del Teatro Lara

Al llegar al Lara nos reciben dos simpáticos personajes que serán los encargados de hacernos viajar en el tiempo y de mostrarnos todos los rincones que se esconden en este edificio tan emblemático de la historia teatral madrileña.

Lo primero que nos cuentan es que cuando este coliseo abrió sus puertas en 1880, recibió críticas tanto positivas como negativas por parte de la prensa y del público. De estas críticas sobresale la que el columnista del ABC del momento dedicaba en el diario augurando un gran fracaso al teatro debido a su localización en una de las angostas calles de Malasaña, algo incompatible con los teatros de esa época situados en las grandes avenidas de la capital.

¿A quién se le ocurre hacer un teatro en un barrio excéntrico, de acceso difícil, sin tranvías próximos y entre callejuelas angostas y poco simpáticas? Va al fracaso seguro, por meterse donde no le llaman” (ABC)

Los visitantes asiduos y experimentados del Lara seguramente piensen como nosotros antes de sumergirnos en esta visita teatralizada: “conozco sus vestíbulos, su platea, su anfiteatro, su increíble techo decorado y sus palcos…¿qué tiene para ofrecerme este recorrido?»

Lo cierto es que por muchas veces que se haya disfrutado de este espacio escénico, no se ha visto nada. Si a primera vista el Lara ya cautiva con su imperecedera belleza, cuando nos adentramos en sus rincones, en su historia y en sus secretos, apreciamos el recinto con una visión totalmente nueva y diferente.

Fotografía: Manolo Pavón

Al termino de la visita, conocemos todos las vicisitudes históricas por las que ha pasado el Lara. Nuestros guías/actores han puesto empeño en relatarnos sus 137 años de historia en tan solo 60 minutos.

Ahora sabemos que este teatro no solo tuvo días de gloria y que estuvo a punto de desaparecer en varias ocasiones. Nos vamos conociendo los secretos y los cotilleos de los dramaturgos y de los personajes ilustres que han visitado el teatro. Hemos caminado por sus escenarios, camerinos y hasta nos hemos colado tras bambalinas conocido espacios que normalmente están cerrados al público.

Techo del Teatro Lara. Foto: RTVE

 

Nos han hablado de sus leyendas más ocultas y misteriosas e incluso nos hemos encontrado con el fantasma de Lola Membrives, una de las míticas primeras actrices del Lara.

Esta visita por ‘La Bombonera de Don Cándido’ no sólo nos ha hecho redescubrir este recinto sino que también nos ha dado la oportunidad de conocer a dos fantásticos actores de la compañía Los Absurdos que actualmente se encuentran alternando la visita guiada del Lara con la gira de su obra «Demasiado al este es el oeste» y que a finales de verano volverán a Madrid con el montaje de la comedia «A protestar a la Gran Vía».

Fotografía: Manolo Pavón

Las próximas representaciones tendrán lugar del 8 de albril al 6 de mayo  y las entradas pueden adquirirse en la web del Teatro Lara. Existe también la posibilidad de reservar la visita para grupos contactando con el Teatro Lara.



-Más información:

Con motivo del 136 aniversario del Teatro Lara, el pasado se editaba un libro titulado ‘El Teatro Lara. (Historia ilustrada del Teatro Lara). Asimismo, Eduardo Valero en su blog Historia Urbana de Madrid nos relata cómo fue el primer día del Teatro Lara: https://historia-urbana-madrid.blogspot.com.es/2016/09/inauguracion-del-teatro-lara-madrid-3.html

Fotografía: Manolo Pavón


Sin más, se despiden atentamente

y

Sin más, se despide atentamente

2 COMENTARIOS

Deja un comentario