5 lugares para practicar deporte al aire libre en Madrid

Madrid pone a nuestra disposición grandes vergeles y parques que nos permiten disfrutar de actividades deportivas al aire libre como correr, patinar, montar en barca, pasear, montar en bicicleta o practicar actividades como el yoga.

A los lugares más frecuentados en la ciudad como pueden ser el Parque del Retiro, Madrid Río, Templo de Debod o la Casa de Campo se le suman otras zonas verdes menos masificadas y que también son atractivas para practicar deporte.

Fotografía de Pablo Haro

Hace poco tenía lugar en Madrid una de las citas del running que más éxito cosecha entre los corredores, el “EDP Rock ’n’ Roll Madrid Maratón & 1/2” . Este evento deportivo que logró reunir a 35.822 corredores celebrará el próximo año su 41 aniversario

1. La Dehesa de la Villa

Situada al noroeste de Madrid, muy cerca de la Ciudad Universitaria, la Dehesa de la Villa ha sabido conservar su carácter forestal y por este motivo se trata de un lugar fresco para practicar actividades deportivas.

Chopos, sauces, olmos, acacia, cedros y pinos piñoreros y carrascos, entre otros, conviven en este gran vergel de Madrid junto a ardillas y más de 70 especies de aves.

Aunque tiene carácter de bosque, la Dehesa de la Villa es un gran aliado para prácticar el “running” ya que cuenta con un circuito con desniveles que facilitan el ejercicio aeróbico.

Es ideal para estudiantes que viven en la zona, ya que conecta con Ciudad Universitaria.

2. Parque Forestal de la Cuña Verde de O´Donell

Muy conocido por los vecinos del Distrito de Moratalaz y de Ciudad Lineal, este gran parque forestal se extiende desde O´Donell y llega hasta los aledaños del cementerio de la Almudena y la calle Fuente Carrantona de Moratalaz.

Se trata de un parque ideal para pasear, correr, montar en bicicleta o acudir con los niños ya que dispone de lugares recreativos y fuentes. Lo que más sorprende es el Auditorio de la Cuña verde desde donde puede disfrutarse de una bonita panorámica de la ciudad y contemplar el atardecer.

Auditorio de la Cuña verde. Fotografía de Pablo Haro
  1. Parque Lineal del Manzanares

También conocido como Parque Bofill, el Parque Lineal del Manzanares se divide en tres grandes tramos que se extienden entre los distritos de Usera, Puente de Vallecas y el Parque Regional del Suroeste.

Se trata de una zona de Madrid habitada desde el Paleolítico Inferior que ha pasado por numerosas vicisitudes históricas dada su cercanía al río y que cuenta con instalaciones deportivas y de ocio. Sobresale la escultura que corona el cerro de ‘La Atalaya’ realizada por el escultor Manolo Valdés y que recibe el nombre de ‘Dama del Manzanares’

Es un lugar ideal para escapar del mundanal ruido de la ciudad y evadirse practicando cualquier deporte al aire libre o simplemente disfrutando de un paseo o un pícnic con amigos.

Foto: Parque Lineal del Manzanares

4. Parque del Oeste

A principios del siglo XX el entonces alcalde, Alberto Aguilera, tomó la decisión de crear en los terrenos del principal vertedero de basuras de la ciudad un gran parque.

Hoy en día, el Parque del Oeste se trata de un gran espacio verde que se extiende a lo largo de unas 100 hectáreas comprendidas entre Moncloa y Ciudad Universitaria. Se trata de un espacio verde con un alto contenido medioambiental en cuyos terrenos se encuentra el Templo de Debod, el Teleférico, los restos de la Escuela de Cerámica de la Moncloa y la Rosaleda Ramón Ortiz.

Foto: Esmadrid

5. Parque de Juan Carlos I

Corría el 7 de mayo del año 1992 cuando, con motivo de la Capitalidad Europea de la Cultura que acogía ese año Madrid, se inauguraba en el distrito de Barajas el Parque Juan Carlos I. Veinticinco años después, el Parque de Juan Carlos I se ha convertido en uno de los parques preferidos por los madrileños para practicar deporte al aire libre, pasear, patinar o volar cometas.

Además de esto, dispone de un servicio de alquiler gratuito de bicicletas al que puede accederse presentando el DNI.

El parque cuenta con un lago, un auditorio, una colección de esculturas al aire libre y un olivar con unos 2000 olivos procedentes del antiguo Olivar de Hinojosa que se extendía en estos terrenos antes de la construcción del parque.

Sin más, se despide atentamente

 

 

Sin más, se despide atentamente

Deja un comentario