La historia de una fábrica de muñecas madrileña, Muñecas Florido

Hoy viajamos en el tiempo para recalar en el Madrid de principios del siglo XX y descubrir otra ciudad, una ciudad en cuyas calles comenzaron proliferar las fábricas de muñecas. Hasta entonces, las niñas de la época de clases pudientes habían jugado con muñecas importadas desde países europeos, pero debido a la Primera Guerra Mundial la producción extranjera de estos juguetes decayó y algunos industriales españoles, apostaron por la fabricación de los mismos en nuestra ciudad.  

Algunas de estas fábricas de juguetes fueron Casa Campo (Bravo Murillo, 52),  Tilfanny ( Fuencarral, 139), El Castillo (Mayor 31), La Pagoda (Leganitos, 17) o la protagonista de este artículo, Muñecas Florido (Regueros, 5).

El Castillo Juguetes Madrid
Fábrica de juguetes El Castillo. Foto: Libro ‘Muñecas Florido. 1917-1975

Era tal la proliferación de fábricas de juguetes en Madrid, que así se recogía en la prensa de la época esta situación:

 “De tal manera se ha desarrollado la moda de estos juguetes, que , no viniendo ya del extranjero a causa de la guerra, se han fundado en Madrid numerosas pequeñas fábricas para su manufactura, las cuales florecen más que la vara de San José” (Blanco y Negro 1918)

A propósito de la publicación del libro ‘Muñecas Florido. 1917-1975’ por Carmen López de Lerma (Noosferic Books), he querido dedicar un breve artículo a esta fábrica de muñecas que surgió a principios del siglo XX en la zona de Chueca.

Muñecas Florido Escaparate Madrid
Muñecas Florido en el escaparate de una tienda de Madrid. Foto: Libro ‘Muñecas Florido. 1917-1975’
– Una fábrica de muñecas en Chueca

La historia de esta fábrica de muñecas madrileña, lleva nombre propio: Don José Florido García. Este industrial malagueño, que había hecho fortuna gracias a las actuaciones del trío de danza que tenía con sus hermanas en los cafés de la primera década del siglo XX, fundaba en el año 1917 en la calle Augusto Figueroa 42, la casa de Muñecas Florido.

Años después, en 1928, la fábrica se trasladaba a un edificio vecino en la calle Regueros número 5 donde se instalaba tanto la vivienda de D. José Florido Garcia como la fábrica de muñecas que llevaba su nombre.  

Desde los años 20 y hasta los 70, Muñecas Florido, fabricó en su sede muñecas forradas de tela, de cartón piedra pintado al duco y posteriormente de plástico. Una de las particularidades de estas muñecas, era que podían andar debido a un mecanismo accionado por cuerda que había ideado el mismo José Florido.

Buceando en la Hemeroteca uno puede advertir el gran catálogo de muñecas que llegó a tener  Muñecas Florido. Las muñecas, de diverso materiales dependiendo de la época de su producción, contaban con un rico vestuario y recibían nombres como Milly, Dorita, Lilibet o la Sindy de finales de los 60 y principios de los 70.

Muñeca Florido. Lilibet

– El éxito de las muñecas Florido

Las muñecas de José Florido, que cosecharon un gran éxito entre las niñas de la época, se comercializaban en los bazares que poblaban las calles de la ciudad como los ya desaparecidos Bazar la Unión (Calle Mayor 1), el Bazar X (Calle Carretas), la Casa Thomas (Edificio de la Equitativa)  o el Bazar León para quienes se creó en exclusiva una línea de muñecas.

Asimismo poseía Don José Florido una tómbola donde comercializaba las muñecas en el Parque de Recreo de Ciudad Lineal, en la calle Arturo Soria.

BAzar x
Interior del Bazar X de la calle Carretas. Foto tomada de www.entredosamores.es

El 20 de octubre de 1924, la Subsecretaría de Instrucción Pública y Dirección General de las Bellas Artes, con el fin de dinamizar la industria juguetera española, organizaba en el Palacio de Cristal del Retiro, la primera Exposición Nacional de Juguetes. Los aproximadamente 50 industriales madrileños y catalanes que participaron en esta Exposición,  exhibieron sus muñecas, soldaditos de plomo, juguetes mecánicos y de metal.

Exposición Nacional de Juguetes 1924
Foto del diario ‘La Esfera’ que recoge el libro ‘Muñecas Florido. 1917-1975’ (Noosferic Books)

Hasta esta exposición se trasladó José Florido con sus muñecas recibiendo elogios de los Reyes y obteniendo la medalla de plata por su muñeca mecánica. Así recogía el ABC del 26 de octubre los elogios al fabricante.

ABC- Exposición Juguetes 1924
ABC, domingo 26 de octubre 1924.

Poco a poco, las Muñecas Florido fueron incrementando sus ventas; las de trapo eran las más económicas, mientras que las andadoras, se convirtieron en un juguete de lujo, solo apto para las niñas de clases pudientes. Como todo  en la vida, cuando algo funciona siempre hay un listo  que intenta beneficiarse del ingenio de los demás y surgen las copias y plagios.  Ese fue el caso del industrial Juan Losada, quién junto su socio Justo García copiabas las muñecas andadoras de Don José Florido, introduciéndoles algún que otro cambio y sacándolas al mercado.

Debieron pensarse estos “listillos” de la época que se iban a librar de la justicia y cuando Don José Florido, les denunció, en 1929, puesto que tenía la patente registrada,  fueron condenados a pagar  2000 pesetas de multa más 25.000 de indemnización por usurpación de la patente.

Teatro Chico. Ciudad Lineal. Parque de Recreo. Madrid
En el Parque de Recreo de Ciudad Lineal, donde José Florido vendía sus muñecas, había un frontón, una pista de patinaje y un teatro.
– Incendios en la fábrica Muñecas Florido

El 3 de julio de 1933, cuando ya las operarias  ya habían abandonado su puesto de trabajo, el dueño de la fábrica y el contable advirtieron que una humareda salía de la planta baja del edificio. La prensa del momento recoge el suceso y señala que tanto el propietario como el contable intentaron apagar, sin éxito alguno las llamaradas.

Tras este incendió, que causó estragos en la producción de muñecas, se reconstruyó el edificio y se reanudó la producción, pero el 5 de marzo de 1935 nuevamente, y debido al celuloide que se usaba para la producción de las muñecas, se producía un nuevo incendio en la fábrica que volvería a ser reconstruida. 

Incendio fábrica de juguetes en calle regueros
6 de marzo de 1935, ABC
– Los fabricantes de Mariquita Pérez

Hablar de muñecas en España, es hablar de Mariquita Pérez, la muñeca más famosa y deseada por las todas las niñas de la década de los cuarenta y cincuenta. Creada en 1940 por María Pilar Luca de Tena y Leonor Coello de Portugal, inspiradas en una muñeca francesa que se llamaba Nanette, Mariquita se mantendría en el mercado hasta los 70.

escaparete

A Mariquita Pérez le acompañaba el lema “la muñeca que se viste como una niña”, tenía vestidos, abrigos, zapatos, calcetines, delantales, sombreros y un largo etcétera de complementos. Se vendían en unas cajas con rayas rojas y blancas que se convirtieron en el emblema de la marca.

En muchos lugares figura escrito que las primeras unidades de Mariquita Pérez fueron fabricadas en la fábrica de muñecas de Bernabé Molina de Onil (Valencia) y que, ya en 1943, Mariquita Pérez, pasaría a ser fabricada por la fábrica José Florido. A este respecto conviene aclarar que tal y como declaraban las hijas de las hijas de María Pilar Luca de Tena en una Carta al Director del ABC en  1966, la Mariquita Pérez siempre había sido fabricada en la fábrica de Florido Ç(en áquel momento de su viuda) mejorando notablemente la calidad de la muñeca.

Muñecas Florido
Muñecas Florido. Foto extraída del libro ‘Muñecas Florido 1917-1975’. Noosferic Books
– Bibliografía y colecciones

Si les interesa el mundo del juguete antiguo les recomiendo el libro ‘El Juguete en España’ de José Corredor Matheos y el recientemente editado sobre las ‘Muñecas Florido.1917-1915’ de Carmen López de Lerma.

Asimismo les recomiendo visitar el Museo del Traje (CIPE) que cuenta con una excepcional colección de juguetes antiguos, o el Museo del Romanticismo que recrea en una de sus salas un cuarto de juguetes del siglo XIX. Fuera de nuestra ciudad, el Museo del Juguete de Figueras se trata de una istitución relevante en lo que se refiere al estudio del juguete.

Muñecas Florido libro

Sin más, se despide atentamente

Elsereno

 

Sin más, se despide atentamente

5 COMENTARIOS

  1. En primer lugar agradecer a Doña Carmen López de Lerma el cariño y precisión con la que ha tratado a mi abuelo Don José Florido Garcia y su gran trabajo, que continuaron mi abuela Carmen y mis tios. Quedan cosas en el titero como que tambíen fue funanbulista y torero, era un ser muy particular y curioso, que por desgracias de la vida no pude llegar a conocer, ni el a mi.

Deja un comentario