La terracota del Museo de Historia de Madrid que nos muestra la muerte de Manuela Malasaña ‹ Un sereno transitando la ciudad