Relatos caminados por la memoria de Lavapiés en diciembre y enero ‹ Un sereno transitando la ciudad