Los restos de la muralla cristiana que se esconden en la calle del Espejo nº12 ‹ Un sereno transitando la ciudad