La remodelación de la calle Carretas recuerda al mítico ´Café y Botillería de Pombo’

Tras unos meses de obras en la calle Carretas, ahora esta céntrica vía que comunica la Puerta del Sol con la calle Jacinto Benavente, se convierte en una calle peatonal en la que además se recuerda un mítico establecimiento decimonónico, el Café de Pombo.

Los amantes de la historia de Madrid y de los cafés literarios de finales del XIX y principios del XX, se sorprenderán al ver en el pavimento de la calle, unas letras doradas en las que puede leerse ‘4 ANTIGUO CAFÉ Y BOTILLERÍA POMBO’.

Trabajadores de correos en huelga, en la calle Carretas, frente al mítico Café de Pombo, 1918. Fotografía de Salazar para la revista Mundo Gráfico de 20 de marzo de 1918 (Año VIII - Núm. 334) Fuente: Historia Urbana de Madrid
Trabajadores de correos en huelga, en la calle Carretas, frente al mítico Café de Pombo, 1918. Fotografía de Salazar para la revista Mundo Gráfico de 20 de marzo de 1918 (Año VIII – Núm. 334) Fuente: Historia Urbana de Madrid

El Antiguo Café y Botillería de Pombo

Hasta el año 1950 en la calle Carretas nº4 se encontraba el Café y Botillería de Pombo, un establecimiento que paso a la posteridad porque en su sótano Ramón Gómez de la Serna instauró en 1914 su famosa tertulia literaria de los sábados por la noche denominada «La Sagrada cripta de Pombo» 

Sólo los sábados cambio toda la noche. Es cuando reúno a mis amigos en Pombo, y allí van los que han llegado a preguntar por mí durante la semana a Velázquez… La reunión dura hasta cerca de las tres, y hay noches taumatúrgicas en que se presenta el loco o el mendigo fantástico. Procuro precipitar todas las conversaciones en el nivelador humorístico y combato los fanatismos del energúmeno indígena… Después hay que dar cinco vueltas a la Puerta del Sol, y muchas noches otras dos o tres a la Plaza Mayor… El caso es ver los ojos claros del alba a través de los quevedos de la Puerta de Alcalá”

Las letras en el pavimento de la calle Carretas 4 que recuerdan a Pombo. Foto propia
Las letras en el pavimento de la calle Carretas 4 que recuerdan a Pombo. Foto propia

Se encontraba situado en un caserón enorme que daba a tres calles y donde también se encontraba el diario LA LIBERTAD.

El cronista de la villa Pedro de Répide nos cuenta en su ‘Las Calles de Madrid’ que en él se servían sorbetes de arroz a partir del día del Corpus y que a lo largo de su historia permaneció fiel a su aspecto y a su tradición.

 

TERTURIA DEL CAFÉ POMBO. Madrid (Sin fecha, hacia 1932).- Tertulia literaria en el Café Pombo. Ramón Gómez de la Serna (4d) con sus compañeros. EFE/jgb
TERTURIA DEL CAFÉ POMBO. Madrid (Sin fecha, hacia 1932).- Tertulia literaria en el Café Pombo. Ramón Gómez de la Serna (4d) con sus compañeros. EFE/jgb

Su nombre procedía de su dueño, un santanderino que llegó al Madrid de finales del siglo XVIII para abrir el negocio imperante de aquellos momentos, una botillería. 

Las botillerías eran los establecimientos en los que se vendían y servían refrescos, licores o bebidas tan populares desde el Siglo de Oro como la aloja hecha a base de miel, canela, pimienta y agua.

Las letras en el pavimento de la calle Carretas 4 que recuerdan a Pombo. Foto propia

Una de las botillerías más populares en Madrid fue Canosa que se encontraba en la Carrera de San Jerónimo y que contó entre sus parroquianos con Francisco de Goya y Lucientes.

El blog ‘Antiguos cafés de Madrid’  nos ofrece un relato excepcional sobre esta botillería: http://antiguoscafesdemadrid.blogspot.com/2017/08/botilleria-de-canosa.html

Ramón Gómez de la Serna organizó un banquete Romántico en el Café de Pombo celebrado en 1923 con motivo del aniversario de la muerte de Larra. Fotografía ABC
Ramón Gómez de la Serna organizó un banquete Romántico en el Café de Pombo celebrado en 1923 con motivo del aniversario de la muerte de Larra. Fotografía ABC

  Posteriormente, ya en el siglo XIX, los gustos empezaron a cambiar y se pusieron de moda los cafés como lugares a los que acudían los liberales para defender sus ideales políticos y comenzaron a ponerse de moda las tertulias literarias como lugar de reunión de artistas y literatos.

Otro de los cafés de Madrid era el de Fornos en la calle Virgen de los Peligros con Alcalá. La foto pertenece al archivo ABC y se trata de una foto tomada el día de antes al cierre del café en 1908
Otro de los cafés de Madrid era el de Fornos en la calle Virgen de los Peligros con Alcalá. La foto pertenece al archivo ABC y se trata de una foto tomada el día de antes al cierre del café en 1908

Con este cambio de gusto, las botillerías se reconvertirían en cafés como es el caso de Pombo. Cuentan que en tiempos de la ocupación napoleónica acudía a los bailes y veladas de Pombo el mismísimo monarca José Bonaparte.

”Busco y encuentro Pombo, inmediato a la Puerta del Sol, detrás de su Ministerio de Gobernación, a un paso de todos los tranvías y por tanto propicio a todas las citas “ Ramón Gomez de la Serna

Damián Flores Llanos. Ramón ante Pombo. Museo de Arte Contemporáneo de Madrid. Fuente: Cer.es
Damián Flores Llanos. Ramón ante Pombo. Museo de Arte Contemporáneo de Madrid. Fuente: Cer.es

Hasta Pombo se acercaría en los años 30 el periodista y escritor catalán Josep Pla i Casadevall que se encontraba en la ciudad como enviado de La Veu escribiendo sobre él lo siguente:

Pombo es un café silencioso y ochocentistas, con mesas rectangulares de mármol para cuatro personas, alargado, con forma de túnel, de techo abovedado y unos espejos anacrónicos en las paredes de un color melancólico. Es un café para ir a tomar chocolate con melindres y un vaso de agua a la española. Cada sábado, después de cenar, Ramón Gómez de la Serna lo que atrae a una banda innumerable de artistas, literatos, de escritores jóvenes”

Ramón Gómez de la Serna publicó en 1915 la Primera. proclama de Pombo con motivo de la fundación de su tertulia literaria en el Café Pombo. Fuente: Memoria de Madrid. Biblioteca Histórica Municipal

El Antiguo café y Botillería Pombo estuvo abierto hasta 1942 para pasar a ser una tienda de maletas. Tras su cierre, en septiembre de 1950 tuvo lugar una almoneda donde sus enseres fueron vendidos.

El inmueble por desgracia no se conserva ya que en 1974 la piqueta municipal se lo llevaría por delante y se levantó un nuevo edificio que no seguía para nada la línea arquitectónica de la zona. 

Edificio que se levantó en el lugar donde se encontraba el Café de Pombo. Foto propia

-Lo que conservamos del Café de Pombo

Aunque Pombo haya desaparecido, se conservan algunos recuerdos como la mesa de hierro y mármol blanco en la que tenía lugar la tertulia de don Ramón y que puede verse en el jardín del Magnolio del Museo del Romanticismo.

Esta mesa ingresó en el museo a través de la donación de los herederos de Mariano Rodríguez de Rivas, director del museo desde 1945 hasta 1958, amigo de Ramón y asistente a las reuniones del café, quién habría comprado la mesa en la almoneda final que tuvo lugar en 1950.

La Mesa de Pombo del Museo del Romanticismo. Fotografía tomada por Mercedes Gómez (Blog: Arte de Madrid)
La Mesa de Pombo del Museo del Romanticismo. Fotografía tomada por Mercedes Gómez (Blog: Arte de Madrid)

Además de la mesa en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía puede contemplarse el lienzo que el pintor José Gútierrez solana, miembro de la tertulia en Pombo, realizó a los miembros de la tertulia en el año 1920.

El lienzo estuvo expuesto en el Café de Pombo en el I Salón de Otoño de 1920 y posteriormente pasó a formar parte de la colección de Ramón Gómez de la Serna, quién en 1947, lo donó al Estado pasando a formar parte del Museo de Arte Contemporáneo y hoy puede verse en una de las salas del Reina Sofía

José Gutiérrez Solana. La tertulia del Café de Pombo. 1920. MNCARS
José Gutiérrez Solana. La tertulia del Café de Pombo. 1920. MNCARS

Los protagonistas de la pintura son algunos de los mas destacados intelectuales de la época, asiduos a la tertulia de Pombo: Manuel Abril, Tomás Borrás, José Bergamín, José Cabrero, Gómez de la Serna –de pie, en el centro de la escena– Mauricio Bacarisse, el propio Solana autorretratado, Pedro Emilio Coll y Salvador Bartolozzi.

Fotografía tomada del Estudio Técnico realizado al lienzo por parte del MNCARS

Curiosamente hace algunos años el lienzo era sometido a una restauración en la que se llevaron a cabo ensayos no destructivos como los rayos X que revelaron que el pintor reutilizó la tela. Los rayos x dejaban ver cómo debajo de esta pintura de la tertulia se adivinaban elementos relacionados con una pintura de carácter religioso con un altar como protagonista.

José Gutiérrez Solana. La tertulia del Café de Pombo. 1920. MNCARS

Por su parte el Museo de Arte Contemporáneo de Madrid conserva e implementa en su sede de Conde Duque, el denominado ‘Museo Pórtatil’ donde puede admirarse una recreación del que fuese el despacho que Ramón Gómez de la Serna tenía en su torreón de la calle Velázquez.

Aunque el despacho sea recreado, los objetos de su interior son los originales ya que la mujer de Ramón los donó.

La reproducción del despacho de Ramón Gómez de la Serna, en el Museo Municipal de Arte Contemporáneo. / Rafael Albarrán para El país
La reproducción del despacho de Ramón Gómez de la Serna, en el Museo Municipal de Arte Contemporáneo. / Rafael Albarrán para El país

Asimismo conservamos fotografías ligadas a Pombo como las que he ido incluyendo en este articulo, documentos como la primera proclama de Pombo,  y numerosas referencias literarias escritas por Ramón Gómez de la Serna como: ‘Pombo: biografía del celebre café y de otros cafés famosos’de 1941, ‘La sagrada cripta de pombo’ de 1923 o ‘Pombo’ de 1918.

Alfonso Sánchez Portela. Tertulia del Café de Pomb. 1922. Fuente: Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia

A partir de ahora cuando pasen por Carretas 4, miren al suelo y recuerden la historia de este establecimiento.

Bibliografía:

Sin más, se despide atentamente

3 COMENTARIOS

  1. Hola Sereno,

    Muchas gracias por esta entrada. Me fijaré y recordaré a Pombo cada vez que pase por la calle Carretas ¡gracias!

  2. Hola Sereno:
    Tengo una curiosidad…
    ¿Sabrías decirme en qué fecha exactamente fueron grabadas esas letras en la calle Carretas?
    Gracias…

  3. Hola Carla,

    Este mismo año. El artículo lo escribí pocos días después de que se acabasen las obras de Carretas
    Saludos

Deja un comentario