Madrileños anónimos: una montañesa en el Madrid de los años 20 y 30

Hoy vamos a descubrir una de esas historias de Madrileños Anónimos que me he propuesto rescatar del olvido a través de este blog. Para esta labor de arqueología documental me he servido de los testimonios que la familia de la protagonista me ha ido relatando y yo simplemente los he hilado y acompañado de documentos fotográficos.

La protagonista de este artículo es una montañesa cántabra que llegó al Madrid de los años 20 y se instaló a pocos metros de la Plaza Mayor, en la calle Toledo. 

Foto cedida por la familia de Lucía Ruiz

-De la montaña cántabra a la calle Toledo
Lucía Ruiz González, oriunda de San Vicente de Toranzo un pueblo del Valle de Toranzo en Cantabria, llegó a Madrid a mediados de los años 20 para trabajar como doncella de una familia acaudala que residía a pocos pasos de la Plaza Mayor.

Lucía (derecha) junto a sus hermanos en una foto hecha en un estudio de fotografía en Madrid. Finales años 20. Foto cedida por la familia de Lucía Ruiz

Como otras muchachas de la época, emigró desde el pueblo a la gran ciudad para intentar ganarse la vida y aportar dinero a la economía familiar que se sustentaba de la actividad agropecuaria en tierras cántabras. 

Lucía (abajo a la izquierda) junto a algunos de sus hermanos como María Ángeles su hermana mayor que también vino a Madrid a trabajar. En la foto también aparece uno de los hermanos pequeños de Lucía que fue enviado al pueblo nada más estallar la República y falleció por contagio de sarampión. Todos posan en su pueblo de Cantabria. Foto cedida por la familia de Lucía Ruiz

Ella, que había nacido en el seno de una familia humilde de 15 hermanos, encontró una salida laboral en la gran ciudad junto a su hermana sirviendo en la casa de los dueños de unos populares almacenes de tejidos, los Almacenes Paradinas.

Todo el dinero que ganaba lo enviaba a su casa ya que las necesidades básicas las tenía cubiertas.

Podemos suponer que Lucía se toparía en sus paseos por la calle Toledo con tostadores de café como el de la foto. Foto de 1925. Alfonso Sánchez Portela. MNCARS

-Almacenes de tejidos, mercado de la Cebada y la proclamación de la II República

Lucía, nacida en 1906, llegó al Madrid de mediados de los años 20 cuanto tenía entre 18/20 años para trabajar en la casa de los propietarios de los anteriormente mencionados Almacenes Paradinas.

Vista de la Calle Toledo. Fotografía tomada por Antonio Passaporte en torno 1927-1936. Archivo LOTY. IPCE

Dichos almacenes se habían fundado en 1880 en Salamanca y de ahí se expandieron hasta otras ciudades como Madrid. La sucursal de Madrid se encontraba en la Calle Concepción Jerónima 43 esquina calle Toledo, lugar donde actualmente se encuentran otros populares almacenes de ropa y menaje para el hogar.

Como sucedía con este tipo de comercios de finales del XIX y principios del XX, era muy frecuente que sus propietarios tuviesen su vivienda en la parte superior del negocio que regentaban.

Edificio donde vivió Lucía y dónde se encontraban los Almacenes Paradinas. Foto propia

Así pues, la protagonista de esta historia viviría junto a los dueños de los almacenes a escasos pasos de la Plaza Mayor, utilizaría el tranvía que pasaba por la calle Toledo y tomaría el metro en la estación Progreso que se encontraba en la homónima plaza, hoy Tirso de Molina.

Embocadura de la estación de Progreso (Tirso de Molina) 1921. Fuente: Memoria de Madrid

Su trabajo consistía en atender a la señora de la casa, la vestía, le lavaba la ropa y se la planchaba. Además de esto, recibía a las visitas, servía la mesa y salía a hacer la compra al cercano Mercado de la Cebada.

Mercado de la Cebada en 1929. Foto de Jesús GARCÍA FÉRRIZ. Fuente: Memoría de Madrid

Si hubo un día que a la protagonista de nuestra historia recordaba con detalle, y no es para menos, fue aquel martes 14 de abril de 1931. Como cualquier otro día, ella había salido de casa y se había dirigido hacia el Mercado de la Cebada para comprar lo que la señora le había encomendado.

Proclamación de la II República Española, 14 de abril de 1931. Alfonso Sánchez Portela. MNCARS

Cuando se encontraba en la pollería, comenzó a escuchar mucho jaleo en las calles y salió corriendo asustada hacia su casa. Una vez se encontró a refugio supo que se acababa de proclamar la Segunda República y que el jaleo que ella había escuchado eran las celebraciones por parte de la población de la misma.

Tras la proclamación, la gente se echa a la calle, en Madrid, para celebrar el acontecimiento. Foto: El Diario Montañés

-Trabajo en Madrid y veraneo en Punta Umbria

Según ella misma relataba a sus familiares, tan solo tenía un domingo libre cada quince días que aprovechaba para ir para ir al teatro, al cine, a tomar café o a dar paseos por el Parque del Retiro.

Hemos de suponer que frecuentaría teatros como el Novedades en la calle Toledo, al Teatro Progreso, en Tirso de Molina o al Teatro de la Latina. Entre los cines que frecuentaría podemos señalar el Cine Encomienda, en la calle de la Encomienda, al Cine Doré en la calle Santa Isabel o ya en la Gran Vía al Cine de la Prensa o al Palacio de la Música.

Plaza del Callao, con el edificio del Palacio de la Prensa en construcción, 1927. Autor desconocido. Museo de Historia (Madrid)

Como era frecuente en la época, todas las familias pudientes del momento contaban con un ama de cría o nodriza pasiega para criar y cuidar a los niños. En la casa donde trabajaba nuestra protagonista habría una ama de cría llamada María Jesús con quién tendría mucha amistad y a quién solía acompañar cuando sacaba a pasear a los niños.

Ama de cría pasiega posando junto a la familia para la que trabajaba en el Parque del Oeste. 1911. Museo del Traje. Fuente: CER.ES

Cuando los señores Paradinas se tomaban vacaciones, todo el servicio les acompañaba y se marchaban juntos a Punta Umbría, localidad onubense a donde acudían los burgueses del momento para tomar el sol y baños.

De vacaciones en Punta Umbría. Foto cedida por la familia de Lucía Ruiz para este reportaje

-De vuelta a “la tierruca”

Lucía no echó raíces en Madrid, comenzó a ser pretendida por un joven cántabro y antes de que iniciase la Guerra Civil regresó a su tierra y se casó. Tuvo una vida feliz, trabajó muy duro para sacar adelante a sus tres hijos y falleció a la edad de 100 años siendo enterrada en su pueblo natal.

Sepultura de Lucia Ruiz en su pueblo natal. Foto propia

En torno a los años 50 un fotógrafo pasó por tierras cántabras y se encontró con Lucía y su cuévano a cuestas. Quiero pensar que el fotógrafo en cuestión se encontraba inmortalizando la vida en los pueblos y las actividades agropecuarias y al encontrarse con ella no quiso perder la oportunidad de fotografiarla.

Fue el mismo fotógrafo quien le pidió las señas y le hizo llegar la foto cuyo original conservan los familiares de Lucía y que fue protagonista de una publicación del Gobierno de Cantabria.

Fotografía de Lucía Ruiz con su cuévano a los hombros. En él transportaba los sobaos que hacía en su casa del pueblo y que tras un gran periplo vendía en la Plaza Porticada de Santander junto a una amiga. Este sería el germen de la empresa de sobaos, Joselín.

Sin más, se despide atentamente

P.D: mi eterno agradecimiento a los familiares de Lucía que han colaborado conmigo relatándome todo lo que recordaban acerca de su abuela y su periodo madrileño.

Sin más, se despide atentamente

10 COMENTARIOS

  1. Notable trabajo…. me ha encantado… muchas gracias por dedicar tu preciado tiempo en esto que nos compartes.

    Abrazos!!!

  2. Hola Carolina! Muchas gracias por tu comentario, me alegra saber que te ha gustado la historia de esta mujer
    Un saludo

  3. Un trabajo excepcional, muy valioso que abre el corazón y sensibiliza sobre la vida ,sobre el pasada, sobre los que estan, han estado y los que se irán..
    Muchas gracias el Sereno por tu esfuerzo y tu trabajo.
    Aplaudo tu arte, tu sensibilidad y este grandioso trabajo que nos toca a todos el alma.

    Con tu permiso comparto tu trabajo con su correspondiente mencion al autor 😉

  4. Hola
    viendo su blog, he reparado en que las fotografías de familia de Lucia están hechas en el mismo estudio que algunas de mi familia. Ese decorado con árboles!
    Mis abuelos vivían en Argumosa, en esa misma época
    Quizás coincidieran..
    me ha gustado mucho leerlo
    gracias

  5. ¡Hola Uge! Pues podría ser, yo no tengo las originales para ver el reverso pero voy a preguntar. También puede ser que muchos estudios tuviesen estos fondos, las he visto en otras fotos pero voy a ver si alguien de la familia puede comprobar el reverso y te vuelvo a escribir.

    Gracias por tu comentario

  6. Este blog me encanta, pero el tema no da para más. Una celebración chocarrera y cutre de un golpe de Estado, nada más y nada menos. Las elecciones eran sólo municipales y su resultado jamás se llegó a proclamar. Y visto al mar de sangre dónde llevó la «cosa» mejor no idealizarla. ¡Y pensar que alardeaban de que la procalamción fue pacífica! Uno se pregunta qué malnacido puede engañar a un pueblo ignorante hacuéndole creer que su vida mejorara´por tener una república… Si eso fuera verdad en Bolivia estarían nadando en la abundancia.

    Lo mejor de todas esas fotos -la mayoría de posado forzado, propio de la época, histriónica en sus retratos- es lo hermosa que era Madrid, que pese a todo sigue siéndolo. El mercado de la Cebada, la iglesia de San Luis de la calle de la Montera, entrevista desde la Puerta del Sol… El primero se lo cargó Arias Navarro como alcalde franquista; la segunda fue destruida por el Frente popular el mismo domingo de las elecciones.

    PS Difícilmente este señora debía de ir al Novedades, que se quemó si mla no recuerdo antes del 31, creo que en 1928.Puedo equivocarme. Un cordial saludo y gracias por el blog.

  7. Hola Pepe,

    Gracias por tu comentario. Me alegra que te guste mi blog y siento decirte que el tema da para mucho, desde hace mucho dedico mi tiempo a rescatar estas historias y cuando me contaron esta quise contarla. Tan solo comentarte que esa señora sí que pudo ir al Novedades, cuando ella llegó a Madrid el Teatro estaba aún en pie y sabemos que en su día libre acostumbraba a ir al teatro, cine o casa de Campo. El teatro se quemó en el 28 y ella ya estaba aquí. Todo lo tenemos documentados porque la familia ha conservado las fotos y los testimonios. Un saludo

Deja un comentario