‘A la sombra de un león’, una canción cuya protagonista es  La Cibeles

Cuando Ventura Rodríguez allá por 1777 comenzó a trabajar en el proyecto de la fuente de Cibeles, nunca se imaginó que ésta se convertiría en uno de los símbolos y monumentos más emblemáticos de la ciudad de Madrid.

Aquella fuente cuya protagonista era la diosa frigia de la Madre Tierra, Cibeles, se construyó empleando unos 10.000 kilos de piedra y no se trataba meramente de una fuente decorativa; la fuente de la Cibeles contaba con dos caños de los que brotaba el agua para que los madrileños y aguadores pudiesen servirse de ella.

1822. Cibeles Louis-Albert Guillian D-ALBE
Estampa de 1822. Fuente de Cibeles y Puerta de Alcalá, Louis-Albert Guillian D-ALBE

Como os decía, Ventura Rodríguez, que por aquel entonces era el Maestro Mayor de la Villa y de sus Fuentes y Viajes de Agua, jamás se hubiera imaginado la fortuna que correría la fuente de Cibeles. Fotografiada a diario por turistas y oriundos, protagonista de postales, portada de libros, testigo de las noches de fiesta madrileña y foro de reunión de los más futboleros, La Cibeles es todo un distintivo de la ciudad.

Fuente Cibeles Madrid
Tarjeta postal de 1970. Autor: L.Domínguez. Fuente: Memoria de Madrid

Y ¿qué diría Ventura Rodríguez si supiese que su fuente es la protagonista de una bella composición musical? Seguramente el arquitecto estaría orgulloso de la letra, música e interpretación del tema ‘A la sombra de un león’, ¿lo conocéis?

‘A la sombra de un león’, el regalo que Joaquín Sabina le hizo a Ana Belén 

En 1988 la popular cantante y actriz madrileña, Ana Belén, publicaba su úndecimo larga duración, ‘A la sombra de un león’, bajo el sello CBS. En ese disco, que contenía nueve cortes, se incluía el tema que daba nombre al disco y cuya protagonista era la Fuente de Cibeles.

Compuesta por Josep María Bardagí y escrita por Joaquín Sabina, esta bonita canción narra peculiar historia de amor entre el interno dieciséis, que se escapa vestido de enfermero del psiquiátrico de Ciempozuelos, y su estatua favorita de Madrid, la de la diosa de la Cibeles.

«Ayer a la hora de la cena
descubrieron que faltaba el interno dieciséis
tal vez disfrazado de enfermero
se escapo de Ciempozuelos con su capirote de papel
A su estatua preferida un anillo de pedida
le mangó en El Corte Inglés
con él en el dedo al día siguiente
vio a la novia del agente que lo vino a detener» 

La canción no solo menciona a La Cibeles, sino que también hace referencia a otros edificios y negocios madrileños como son la administración de Lotería de Doña Manolita, los conocidos almacenes de El Corte Inglés, o el Banco Central.

Administración de Lotería Doña Manolita en 1965. Foto: ABC
Administración de Lotería Doña Manolita en 1965. Foto: ABC

La canción fue un regalo que Joaquín Sabina quiso hacer a Ana Belén y ambos acabaron por interpretarla juntos en la gira ‘Dos en la Carretera’ de 2001. Dos años después, en 2003 se publicaba ‘Entre todas las mujeres’ , un álbum homenaje al maestro ubentese en el que se incluía esta canción interpretada esta vez por la voz de Soledad Giménez.

Os invito a escuchar con atención el tema, estoy seguro que Ventura Rodríguez estará muy orgulloso de que su querida Cibeles, sea la protagonista de una canción tan bella.

Llegó
con su espada de madera
y zapatos de payaso
a comerse la ciudad.
Compró
suerte en Doña Manolita
y al pasar por la Cibeles
quiso sacarla a bailar
un vals
como dos enamorados
y dormirse acurrucados
a la sombra de un león.
«¿Qué tal?
estoy sola y sin marido
gracias por haber venido
a abrigarme el corazón.»
Ayer
a la hora de la cena
descubrieron que faltaba
el interno dieciséis.
Tal vez
disfrazado de enfermero
se escapó de Ciempozuelos
con su capirote de papel.
A su estatua preferida
un anillo de pedida
le mangó en El Corte Inglés.
Con él
en el dedo al día siguiente
vio a la novia del agente
que lo vino a detener.
Cayó
como un pájaro del árbol
cuando sus labios de mármol
le obligaron a soltar.
Quedó
un taxista que pasaba
mudo al ver como empezaba
la Cibeles a llorar
y chocó contra el Banco Central.

Sin más, se despide atentamente

7 COMENTARIOS

  1. Quisiera felicitarte por este artículo, me ha parecido muy interesante. La verdad es que no conocía esta canción, he leído tu artículo y la he escuchado y me parece muy bonita tanto la letra como la música. ¡Sabina es un gran letrista! y ¡Vaya voz se gasta la Pili!

    Muy agradecido por sus artículos, Sr.sereno
    Un abrazo
    Manuel

  2. Es una canción que siempre hace que se me pongan los pelos de punta. Sabina es uno de los grandes poetas del S.XX y Ana Belén le hace justicia al cantarla siempre llena de sentimiento. Muchas gracias por recordármela.

  3. Gracias por tan hermoso artículo. A leerlo sentí la misma sensación que cuando tuve la oportunidad de ver la Cibeles en persona. Muchas gracias

  4. Hola, El Sereno. Hermoso tu artículo, sintético y lleno de historia… Soy de la Argentina, letrista del grupo «Las Cibeles y el León», y le hemos dedicado una canción a esta DIOSA tan fructífera, imponente y ancestral. Me encantaría que escuches nuestro tema, porque lleva imágenes del maravilloso fotógrafo español Jesús Pérez Pacheco, quien amablemente nos ha prestado su material sobre la fuente: LAS MÁS HERMOSAS FOTOS que he visto sobre esta estatua que reside en el corazón de Madrid… y que viene de tan lejos… Ojalá te guste nuestro tema… Ahí va el enlace: https://www.youtube.com/watch?v=LLd7OHDXo6Y. ¡Abrazos desde la Argentina!

Deja un comentario