Itinerario: ‘Dulces y Vino’, Museo del Prado

2
1

MUSEO DEL PRADO
Itinerario ‘Dulces y Vino’
Del 24 de enero al 9 de febrero

Viernes, sábado y domingo a las 11.30 y 17h
Máximo 25 personas por grupo.
Inscripción previa 15 minutos antes del comienzo de la actividad en el punto de encuentro de Educación.
Actividad gratuita para los visitantes con entrada al Museo

Quien bebe y no vuelve a beber ; no sabe lo que es beber

Con motivo del Gastrofestival, el Museo del Prado, a través de su Departamento de Educación y Acción Cultural, organiza hasta el 9 de febrero, un bonito recorrido didáctico titulado ‘Dulces y Vino’. En este recorrido, que tiene una duración aproximada de 1 hora y 30 minutos, el público descubrirá lo que se esconde detrás de las representaciones del vino, los alimentos y los dulces en varios de los lienzos que penden  de las paredes de  esta pinacoteca.

Lo cierto es que soy un gran seguidor de todas las actividades que se programan desde los gabinetes de educación de los museos, considero que con sus actividades, los democratizan y sobre todo, rompen con la idea del “templo museo” que durante siglos ha estado asociada a esta institución. Los museos son para todos los ciudadanos y es el deber de un buen museo adecuarse a todos los niveles de su público y satisfacer su demanda de conocimiento.

Clara_Peeters_Museo-del-Prado
‘Mesa’, Clara Peeters. Museo del Prado

Cuando vi anunciado este itinerario en el Museo del Prado, no dudé ni por un momento en acudir y lo hice por dos motivos: el primero de ellos, la guía que lo iba a explicar. Su nombre es Gloria Amaya y desde hace unos años sigo su actividad en el Museo, su manera de explicar, de crear itinerarios interesantes y su pasión por el arte le convierten en una de las mejores guías que he visto nunca; el segundo motivo, el contenido del itinerario porque uno puede haber visto muchas veces un lienzo y no percatarse de ciertos detalles que pasan desapercibidos pero que son muy importantes.

Bacanal_de_los_andrios
‘La Bacanal de los Andrios’, Tiziano. Museo del Prado

No sé a vosotros pero a mí en las clases de arte del colegio me enseñaron a analizar la luz, el color, el trazo, la pincelada y la composición, pero nadie me enseñó a ir más allá. Tuvieron que pasar por mí varios años de universidad para comprender que lo que se representa no es casual, todo tiene un porqué y está ligado al artista. Un consejo: dejad que la pintura os hable. Cuando vayáis a un museo, no miréis la cartela, primero dejad que el lienzo os hable y os cuente su historia porque los cuadros hablan, hablan con sus pequeños detalles: una partitura, una copa de vino, unas naranjas, un bodegón o un ropaje pueden darnos la clave del lienzo.

En este paseo por el Museo del Prado titulado ‘Vinos y Dulce’ descubriréis muchos detalles interesantes  de pinturas tan conocidas como La Bacanal de Los Andrios, de Tiziano; El Otoño, de Goya  o Isaac y Jacob, de José Ribera.  Durante una hora y media os empaparéis de arte y   responderéis a preguntas como estas: ¿Por qué un artista se dedicaba al género del bodegón? ¿Por qué pinta en un bodegón una vajilla suntuosa, qué nos quiere decir? ¿Por qué pinta ese alimento y no otro? ¿Por qué en un gran lienzo de historia se representa a un lado un pequeño bodegón? ¿Por qué las mujeres pintoras  se dedicaban a este género?

Luis Egidio de Meléndez. Bodegón con servicio de chocolate y bollos. MUSEO DEL PRADO
 ‘Bodegón con servicio de chocolate y bollos’ .Luis Egidio de Meléndez.
 MUSEO DEL PRADO

Además, descubriréis a pintores como Luis Egidio de Meléndez, un pintor del XVIII con una gran maestría para realizar naturalezas muertas y bodegones; o a Clara Peeters, una pintora flamenca con un don especial para los retratos y los bodegones.

Como nota curiosa, me gustaría contaros que al pintor Luis Egidio de Meléndez,  el mismísimo rey Carlos IV le encargó un conjunto de 44 pinturas en donde se reflejasen los alimentos de nuestro país. Vamos que era una campaña publicitaria en toda regla, ¿no? En los cuadros de Egidio vais a descubrir muchas cosas interesantes, como las “neveras”, los meleros y las chocolateras; curioso, ¿no?

No quiero desvelaros el contenido de esta visita, tan solo quería generaros el gusanillo y recomendaros no perdérosla.  Para hacer esta visita, tenéis que acudir 15 minutos antes al punto de encuentro de Educación en el Museo. La actividad no cuesta dinero, pero tenéis que haber entrado antes al museo y pagar religiosamente el ticket de acceso.

Sin más, se despide atentamente

firma sereno

 

 

 

 

 

2 Comentarios

  1. Soy de las que opinan que no hay nada mejor que acceder al significado de la imagen para poder disfrutar bien de ella. Y está bien, que la interpretación salga de nuestro interior, pero si además contamos con otro punto de vista, más enriquecedor resulta.
    Quiero agradecer la información literaria, tan bien escrita, sobre este particular y atractivo itinerario, me parece muy inteligente agrupar varias obras de arte bajo el título de «dulces y vinos». Promete y por ello, no dudaré en ir a verla. Si no fuera por vosotros más insípida sería la vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here