Una semana para la cerveza artesanal en Lavapiés ‹ Un sereno transitando la ciudad