La llegada a Madrid y la reconstrucción del Templo de Debod ‹ Un sereno transitando la ciudad