Se buscan serenos y testimonios de sus vecinos

Queridos lectores,

Hace dos años decidí abrir este blog sobre Madrid y rescatar con él la figura del sereno, ese personaje entrañable que armado con su chuzo, era el encargado de vigilar las calles y regular la iluminación cuando caía la noche. Además de esto los serenos, estaban obligados a proteger a sus vecinos de los hurtos, avisar rápidamente de los incendios que se producían en sus demarcaciones, prestar auxilio a quien se lo requiriese y anunciar el tiempo y la hora ¡eran unos máquinas!

Muchos de ustedes recuerdan a los serenos, lo sé porque me lo han hecho saber diversas veces a través de redes sociales. Ahora llega el momento de que yo, el sereno de la Villa y Corte virtual, haga un homenaje a este oficio tan longevo que desapareció con la llegada de los porteros automáticos.

Mi idea es la de recoger en diversos artículos (que serán publicados en este blog) testimonios de serenos y los recuerdos que sus vecinos conserven de ellos. Me vale cualquier recuerdo, documento o testimonio que ustedes tengan.

Si pensamos que esta profesión comenzó allá por el año 1715, estoy seguro que hay muchas historias por ahí que merecen ser contadas. He recabado algunos testimonios, tengo recortes de prensa y he buceado en hemerotecas y libros, pero lo que me gusta es escuchar a la gente y recopilar todas estas historias del día a día que ocurrían en las calles de las ciudades donde trabajaban los serenos.

Pongo a su disposición la siguiente dirección de correo electrónico para que me hagan llegar sus pensamientos, testimonios y recuerdos sobre los serenos: unserenotransitandolaciudad@gmail.com

Sereno

Sin más, se despide atentamente

Elsereno

 

 

P.D: pregunten a sus familiares y amigos 

 

 

Sin más, se despide atentamente

2 COMENTARIOS

Deja un comentario