En 2007 con motivo de la primera fase de las obras del Museo de las Colecciones Reales que tiene prevista su apertura para 2022, Patrimonio Nacional cerraba la verja histórica que daba acceso al mirador con vistas al Campo del Moro y Casa de Campo.

Catorce años después, el mirador de la cornisa vuelve a ser accesible para que los madrileños y visitantes puedan asomarse de modo gratuito de 12 a 22 horas, los siete días de la semana.

Vistas desde el Mirador. Foto propia

Restauración de la verja histórica

Aprovechando el cierre y las obras del Museo se ha llevado a cabo la restauración y readaptación de la verja histórica que forma parte del cerramiento original de la Regencia de María Cristina de Habsburgo-Lorena y que fue diseñado por el arquitecto mayor de palacio Enrique Repullés Segarra y colocado en 1899.

El pasado jueves tuvo lugar la ceremonia de apertura para los medios de comunicación y Patrimonio Nacional tuvo el placer de invitarme como sereno de esta ciudad para asistir en directo. Allí pude conocer a uno de los celadores de Palacio Real, Francisco, quién me contó algunos aspectos de su trabajo y me enseñó la llave con la que se abrió la verja histórica. Próximamente hablaré algo más de esto.

https://twitter.com/Unsereno/status/1392944425555398662

La reapertura de la verja histórica y su reubicación a distancia de la cornisa, entre la Real Armería y la Catedral de la Almudena, representan la culminación de un proceso de reinterpretación del mirador como espacio público, puesto que ha permitido generar una plaza previa al Museo de las Colecciones Reales y, al mismo tiempo, ofrece a la ciudadanía una visión limpia y sin obstáculos del Campo del Moro y la Casa de Campo.

Con esta llave (que es copia refundida de la original porque se ha cambiado la cerradura) se abrió el pasado jueves 13 de mayo la verja histórica del mirador de la cornisa de palacio. Fotografía propia

De los 52 metros de longitud de la valla, cerca de la mitad se corresponden con 5 puertas dobles, ofreciendo un acceso muy amplio a la cornisa, mientras que el resto de la verja se apoya sobre el basamento original de piedra de Colmenar, cuyos sillares han sido limpiados y restaurados.

También se han enderezado y sustituido los elementos en mal estado de la reja de forja y se han repuesto las puntas de lanza que faltaban, acercándose a los 5 metros de altura desde el suelo.

Fotografía de la verja y el mirador de Palacio Real. Fotografía de Patrimonio Nacional
Sin más, se despide atentamente

Deja un comentario