Gimbergen: el renacer de la cerveza de abadía

El abad Erik y el padre Karel, moradores de la abadía norbertina de Grimbergen en Bélgica, se desplazaban hasta el Centro Cultural Conde Duque de Madrid la semana pasada para proclamar a los cuatro vientos las bondades cerveceras que se elaboran en su abadía: las cervezas Blonde, Double y Blanche. 

Hablar de Grimbergen, es hablar de una cerveza de abadía belga con una historia a sus espaldas de casi 900 años. Fundada en 1128 esta abadía fue destruida en tres ocasiones, 1143, 1566 y 1796, y siempre supo resurgir de entre las cenizas como el Ave Fénix que se ha convertido en el emblema de la cervecera. Tras los muros de esta abadía, que como curiosidad os diré que queda a unos 1600 km de Madrid, se elabora cerveza desde la Edad Media, conservándose la receta desde entonces en la biblioteca del cenobio.

GrimbergenMadfrid
El abad Erik y el Padre Karel. Foto tomada del Facebook de Grimbergen

Aunque la cerveza que elaboran en esta abadía en la actualidad, no es la misma que bebían en la Edad Media los clérigos; lo que han hecho desde Grimbergen, es conservar la esencia de las variedades de cerveza que se elaboraban en aquel entonces (una para los mendigos y peregrinos, otra para el consumo de la propia comunidad norbertina y una especial que se guardaba para festividades). Para darles un toque actual acorde con los tiempos, la cervecera ha elaborado 3 variedades basadas en aquellas que se bebían en el medievo, haciendo renacer su sabor.

Con el fin de acercarse al público español y dar a conocer su triunvirato cervecero, Grimbergen nos sirvió una fantástica cata maridada en la que todos los asistentes, pudimos conocer los secretos de su elaboración. Tras esto, el Centro Cultural Conde Duque se transformó en una barra libre de cerveza de abadía acompañada por sabrosas viandas.

Grimbergem-Madrid
Foto tomada del Facebook de Grimbergen

Primeramente nos sirvieron una Grimbergen Blonde, una Smooth Blonde Ale, de espuma densa, con cierto toque afrutado y a especias que marida a la perfección con mariscos, pescados, anchoas o arenques. Si la queremos comparar con algo, tiene un cierto parecido a nuestra sidra. 

Grimbergen

La Grimbergen Double Ambrée, que no se trata de una cerveza de doble fermentación sino de doble gusto, con un color tostado fue la segunda en llegar hasta nuestra mesa. Con una espuma cremosa y densa, se trata de una cerveza con gusto a regaliz, caramelo y frutos maduros. Ideal para maridar con carnes rojas o con embutidos. 

Grimbergen-Double-Ambree

La última cerveza que degustamos fue la Grimbergen Blanche, una cerveza belga blanca suave y refrescante que marida muy bien con mariscos y pescados. Se trata de una cerveza con mucha presencia del cítrico. Los más entendidos identificaréis en ella la vainilla, el cilantro o el clavo. 

Grimbergen-Blanche

Hasta aquí, mi experiencia en la cata de Grimbergen, a partir de ahora cuando vaya a una cervecería buscaré la Grimbergen Double Ambrée, mi preferida de las tres.

Para cualquier información adicional, consultad la web o la fan page de Facebook de Grimbergen

Sin más, se despide atentamente

Elsereno

*Post patrocinado

Sin más, se despide atentamente

Deja un comentario