Buenos tacos en Lavapiés, Antigua Taquería

Buenos tacos en Lavapiés, Antigua Taquería

El barrio de Lavapiés es especial, ha sabido conservar su singular idiosincrasia castiza y a la vez, adaptarse a los tiempos consiguiendo en los últimos años  ser un barrio de referencia en el ocio madrileño.
En Lavapiés te puedes encontrar de todo, desde un moderno alfar donde aprender a modelar barro, pasando por una taberna centenaria, una placa que recuerda que Churriguera vivió allí hasta un bareto con palillos y cáscaras de gambas por el suelo; es un barrio lleno de contrastes, colores, sabores y olores.

En una zona tan multicultural como lo es Lavapiés, es lógico encontrar una amplia y variada oferta gastronómica. Todos conoceréis seguramente los restaurantes hindús de la zona, pero también os he hablado anteriormente de otros lugares como Los Chuchis, el Baobab , la Pizzería della Cabeza o La Cafetería La Infinito. Hoy os traigo una nueva recomendación con sabor mejicano, la ‘Antigua Taquería.

Taco-jamon-antigua-taqueria

La Antigua Taquería se encuentra ubicada en la calle Cabestreros, frente a la plaza homónima y testigo del pasado más “republicano” de la Villa. La Antigua Taquería ocupa el local que antaño fue el Bar Máximo, uno de esos baretos típicos del Madrid más castizo abierto en 1941. Es uno de esos locales que han sabido adaptarse a los tiempos modernos, reinventarse, coger un poco de aquí y de allí y cambiar las gallinejas y los entresijos por los tacos y quesadillas.

En la Antigua Taquería se aúnan lo castizo y lo mejicano. Lo castizo porque al entrar lo primero que piensas es ¡esto es un bar de los de toda la vida! Apoyas tu teoría al ver que de su anterior, el inquilino ha conservado la barra metálica tan característica de este tipo de bares de Madrid. Ahora bien, cuando ves ese fantástico mural haciendo alusión al día de los muertos, afinas tu olfato y hueles a especias, miras a la mesas y ves ¡TACOS Y QUESADILLAS!, caes en la cuenta en que estás en un bastión mejicano en el centro de Lavapiés.

tacosyquesadillas-antiguataqueria
          Quesadilla de huevo con trufa, mole de pollo y taco de camarones

Un gran espejo sobre la barra nos dicta, con una letra muy bonita, las especialidades de la casa. Lo que se sirve en este local se prepara por una mamá mejicana que compra los ingredientes en el mercado del barrio, de nuevo fusión castiza-mejicana. Hay una gran variedad de tacos (mi favorito es el taco de tinga de pollo y el taco de camarones) y quesadillas (tengo predilección por la de huevo con trufa, pero he probado otras de la carta y todas me gustan) eso sí, amigo del picante no soy. Cuando los pides te traen tres salsas para acompañar, cada una de ellas pica más que la anterior, ten cuidado con la morada… 

Antigua-taqueria-lavapies

Los precios son bastante razonables, los tacos van desde 1.50 euros a los 2 euros y las quesadillas a 3 euros. Te los sirven recién hechos en los típicos platos naranjas que tienes en casa herencia de tu abuela y te los acompañan de tres salsas picantes distintas.

Es un lugar ideal para ir a picar algo después de una mañana de paseo por el Rastro. También es una opción para desayunar, y para tomar el brunch. El tequila, el mezcal y las micheladas no faltan en La Antigua Taquería y si quieres un cóctel te lo preparan en la mesa.

Tienen otra sucursal en Malasaña en lo que era una antigua huevería, de hecho para ellos es importante dar vida a viejos negocios y reconvertirlos en otros conservando su esencia.

DATOS DE INTERÉS

Calle Cabestreros 4. Lavapiés
Horario
Telf: 915308270
Precio medio: 10 euros

Sin más, se despide atentamente

 

firma sereno

Sin más, se despide atentamente
El Sereno
El Sereno
Soy un sereno castizo pero del SXXI con un blog muy molón y pintón sobre Madrid en el que encontrarás curiosidades, historia, arte, cultura ocio y restaurantes. ¡De Madrid al cielo!

Mis redes

11,297FansMe gusta
24,000SeguidoresSeguir
50,164SeguidoresSeguir

Actualizaciones

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario, ¿las aceptas?    Más información
Privacidad