Centro Cultural Conde Duque ‹ Un sereno transitando la ciudad