Versos para los pasos de cebra de Madrid ‹ Un sereno transitando la ciudad