Éccolo, una oda a la pizza sana y a la mozzarella de búfala ‹ Un sereno transitando la ciudad