El falso incendio del Museo del Prado en 1891 ‹ Un sereno transitando la ciudad