La plaza central del Matadero Madrid se convierte en el epicentro artístico y cultural del verano ‹ Un sereno transitando la ciudad