Cuando los museos duermen ‹ Un sereno transitando la ciudad