El primitivo Monasterio de los Jerónimos renace el Museo de San Isidro ‹ Un sereno transitando la ciudad