El gigante extremeño que habita en Madrid ‹ Un sereno transitando la ciudad