Tardes en el Museo Arqueológico Nacional de octubre a diciembre ‹ Un sereno transitando la ciudad