Motín de Aranjuez 2016: un espectáculo grandioso, una ocasión única ‹ Un sereno transitando la ciudad