Alegoría del Vino. TEcho Fornos ‹ Un sereno transitando la ciudad