Ciclo de cine: Vacaciones permanentes. El cine y la clase ociosa ‹ Un sereno transitando la ciudad