El Rey León, el musical que no pasa de moda ‹ Un sereno transitando la ciudad