Las piezas más sorprendentes de la exposición ‘Miró y el Objeto’ ‹ Un sereno transitando la ciudad