La Falda de Lavapiés, una taberna para todos los gustos ‹ Un sereno transitando la ciudad