Plan para salvar a la Real Fábrica de Tapices ‹ Un sereno transitando la ciudad