La Imprenta Municipal, un museo desconocido en Madrid ‹ Un sereno transitando la ciudad