Beefeater Record Store convierte a Malasaña en el bastión del vinilo londinense ‹ Un sereno transitando la ciudad