Música desde la azoteas madrileñas ‹ Un sereno transitando la ciudad