La Fiambrera, el contenedor artístico de Malasaña ‹ Un sereno transitando la ciudad