Así es el nuevo Museo de Historia de Madrid ‹ Un sereno transitando la ciudad