Ocsi-Cafe-elmar ‹ Un sereno transitando la ciudad