Croquetas en Madrid: Taberna La Daniela Medinaceli ‹ Un sereno transitando la ciudad