Restaurante Gallego en Madrid: O Pazo de Lugo ‹ Un sereno transitando la ciudad