La Antigua, una boutique creativa ‹ Un sereno transitando la ciudad