Cafetería con encanto, La Infinito ‹ Un sereno transitando la ciudad