El paraíso croquetero. Restaurante La Croquetta ‹ Un sereno transitando la ciudad