El Carrillón de La Calle La Sal ‹ Un sereno transitando la ciudad